orientaciones contra adicciones en jóvenes

Orientaciones para Evitar que los Adolescentes Caigan en Adicciones

Cuando los hijos se acercan a la adolescencia, comienzan las preocupaciones de los padres por posibles riesgos de adicciones y drogas. 

Esta etapa se caracteriza por confusiones emocionales y una mayor interacción social, donde los amigos pueden influir negativamente.

La razón de esta situación en los jóvenes se debe a la ausencia de una personalidad bien definida, además de no contar con valores reforzados. Esto implica una debilidad que puede acarrear muchos problemas a toda la familia.

Desde el consumo de sustancias dañinas hasta comportamientos riesgosos y trastornos mentales pueden surgir a raíz de las drogas. Acá te traemos unos tips de ayuda para que el adolescente tome buenas decisiones y un camino adecuado.

Consejos para padres: ¿cómo prevenir que los adolescentes caigan en adicciones?

consejos para padres contra adicciones
Foto de Freepik. Licencia CCO.

 

Primero que nada, ¿sabes qué son las adicciones? Según la Real Academia Española (RAE), se define como la dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico.

 

Durante la adolescencia, los padres deben estar atentos sobre el comportamiento de sus hijos, a fin de prevenir las adicciones.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la cataloga como una enfermedad física y psicoemocional. La misma crea dependencia hacia una sustancia, actividad o relación.

Además de afectar muchas funciones cerebrales, las adicciones se caracterizan por mostrar signos y síntomas diversos. Entre estos se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.

Por ejemplo, entre las señales clave para identificar si el adolescente se encuentra bajo los efectos de adicciones, podemos mencionar:

  1. Disminución del rendimiento académico

  2. Cambio repentino de amistades

  3. Desinterés en actividades que antes sí le gustaban

  4. Comportamiento extraño o cambios frecuentes en la conducta

  5. Necesidad de dinero y pequeños hurtos en casa

  6. Deseo de dormir mucho, además de disminuir el apetito

Es esencial trabajar como equipo para evitar o sanar las adicciones, ya que repercutirán en la vida de los hijos y podría ser irreversible. ¿Cómo lograrlo? Te contamos.

Fomentar la autoestima

En la adolescencia, el joven no posee una identidad bien establecida, convirtiéndose en alguien totalmente influenciable; una presa fácil y susceptible de cualquier persona que le permita integrarse a un grupo o círculo social.

La etapa adolescente provee a los jóvenes un cúmulo de inseguridades que debe ser atendido para fortalecerlos. Mediante una estrategia simple pero efectiva, es posible desarrollar un mecanismo de defensa en el joven.

Pero, ¿cómo contrarrestar los graves efectos de una manipulación por parte de compañeros que lo arrastren a ser víctima de las adicciones? Se debe incrementar la autoestima, demostrar sus fortalezas y hacerle entender que es muy valioso.

Es importante mantener un acompañamiento que comunique cercanía y apoyo. Los adolescentes necesitan saber que son amados y comprendidos, a fin de inculcarles un buen concepto de sí mismos.

Un joven consciente de su valor e imagen, cuenta con menor riesgo de recurrir a las drogas. Por otro lado, poseer baja autoestima representa el origen de las adicciones.

Mantener una buena comunicación

Los adolescentes atraviesan una época desconocida, llena de temores e incertidumbre. Se comienzan a gestar cambios a nivel físico, mental y emocional.

 

Mediante una buena comunicación, el adolescente puede abrirse y comprender las reglas de los padres, llegando a un acuerdo positivo para ambas partes. La idea es evitar las adicciones a las drogas.

 

Por ello, es importante establecer un diálogo abierto y honesto entre padres e hijos que tome en consideración a ambas partes. Una buena comunicación, en la cual se respeten las reglas y la forma de ser de cada quien es un factor positivo.

Cuando los padres logran que sus hijos se expresen sin miedo, porque saben que cuentan con un verdadero amigo y protector, todo fluye. Sin embargo, en entornos autoritarios existe una relación tensa, donde los hijos buscan consejos en terceras personas.

Promover una conducta responsable

Desde el núcleo familiar hasta el colegio tienen una gran responsabilidad; es la de inculcar valores al adolescente, brindar un modelo de conducta con normas y límites.

Al comprender estas reglas y fortalecerse a nivel moral, habrá un cambio interno positivo que lo alejará de las adicciones. Por ende, estas serán vistas por el propio adolescente como negativas y repudiables.

Conocer su entorno

Para conocer qué hace el adolescente, no se requiere un control estricto y exhaustivo. No es necesario mantener una actitud intimidante ni asfixiante para saber qué amistades tiene.

Simplemente integrarse de manera orgánica para estar al tanto de los sitios donde se reúne, las personas que frecuenta, entre otros.

Al fomentar actividades de ocio entre padres e hijos se desarrollan lazos y es posible conocer más a fondo el entorno. Es una manera de asegurarse de que no existen adicciones o elementos que puedan agregar este daño a su vida.

Hablarle sobre el alcohol y las drogas

aconsejar al adolescente sobre las adicciones
Photo by GRAS GRÜN on Unsplash Licencia CC0

 

Aunque represente un tema complejo y difícil para los padres, es esencial que el adolescente conozca sobre estas sustancias. Muchos padres callan sobre el tema, pensando que pueden mantenerlas alejadas de los hijos.

Pero lo cierto es que el daño que produce el alcohol, el cigarrillo y las drogas debe estar claro para los hijos. La idea es que ellos eviten cada uno de estos por sí mismos, ya que no todo el tiempo estarán vigilados.

En este tema es inminente la comunicación abierta e información correcta para brindarle habilidades en situaciones probables. Por ejemplo, rechazar segura y contundentemente las drogas en la calle o el colegio.

También, informar estos eventos a la familia, bien sea al estar involucrado un compañero de clases o alguien extraño.

En Intellectus promovemos buenos valores

La confianza, honestidad, respeto, empatía, amor y solidaridad representan solo una parte de los valores de nuestra institución educativa.

 

En Intellectus cuidamos a tus hijos, fortaleciendo su aprendizaje y espíritu, a fin de que logre evitar las adicciones por sí mismo.

 

En Intellectus no solo formamos futuros profesionales con habilidades para desarrollarse intelectualmente y gozar de una mejor calidad de vida. Los preparamos para afrontar el mundo oscuro de las adicciones.

El adolescente está en constante evaluación y evolución, integrándose a un aprendizaje total; desde sus actividades académicas diarias hasta las extracurriculares, para fomentar el compañerismo sano y una vida saludable.

Conclusión

Un adolescente requiere un verdadero guía, comprometido en su bienestar y con la capacidad de elevar su salud en mente y cuerpo. Al reforzar sus valores, conversar francamente y demostrarle respeto y amistad real habrá resultados satisfactorios.

En Intellectus cuentas con una institución académica ideal para proteger a tus hijos, brindándole herramientas para toda su vida. 

Serán estimulados, mejorarán su autoestima y sabrán cuánto valen. Además, conocerán la importancia de quienes les rodean, desde su familia hasta sus compañeros y profesores. Somos Intellectus.

 

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese:

Conoce el Plan Diario y Plan Fin de Semana de Intellectus

La educación a distancia: El futuro comienza ahora

 

Aprende cómo es el aprendizaje en tiempos de COVID-19



Leave a Reply

Your email address will not be published.